Welcome to my blogspot ! :) Visit My Fotolog.

23 mar. 2011

blanco y negro


Es raro. Todo está muy confuso. Las palabras que no paran de salir, las verdades se revelan y todo cambia. Valijas, bolsos, lugares nuevos y desconocidos. Gente nueva, saludos falsos, todo es distinto. ¿Querías un cambio? ahora lo tenes. Facultad, carrera, desafío. No es lo que era antes, pero lo ¿positivo? es que hubo una preparación previa. No fue tan shockeante. Aunque a mí todo me shockea, los cambios no me sientan bien. No ahora.

Una llamada y sonreís. Bien, algo lograste, no fue en vano. Pero ese vacío todavía está presente. No cumpliste todas tus metas, no estas lo suficientemente cerca de Dios, sos un número más, un contacto perdido en la infinita agenda de su BlackBerry. Y sin embargo existís. Y tenes un cuerpo, un sistema digestivo, infinitas cuentas (mas sumas que restas) que pensar, mantener en tu cabeza y (si te acordas) anotar. Sumas y sumas, como alguien normal. No te olvides que es todo para lograr tu meta final. Cada vez falta menos y ahí si, van a ser solo restas. O simples ceros.

Ahora un SMS. No se acordaron de vos, obviamente. Como ya no estoy en sus listas de amigos en Facebook (y no me acuerdo de sus cumpleaños, como todos los demás sí) ya me hicieron delete en sus memorias, y vaciaron la papelera.


Nada es lo que parece. Nunca confíes plenamente en alguien que no seas vos. Grandes verdades, puras mentiras. Tengo miedo. Tengo ganas de tener mi tiempo, y de empezar a jugar con fuego esto.

3 mar. 2011

tragic little story


bueeeeeeenos
dias
tardes
noches
madrugadas

buenos en fín!

mi presencia aquí se debe a que en el día de la fecha (digamoslé XX/03/XX) algo fuera de lo común (¿o no?) me sucedió: me hice una amiga. Y acá viene la parte en la que quoteo una película (se me ocurrió en el bus, lo admito): "I met a really nice guy. He's really cute. (...) And he's about 90 years old." Si, adivinaron! Iris dijo eso en The Holiday (una MUST WATCH, by the way) y yo lo estoy "citando" (si, entre comillas, con los dedos a los costados de mi cabeza). Hoy conocí a alguien. Pero en este caso, una she.

Reeeeeeeeeesulta que estaba esperando el amado 174 para irme hacia el lado sexy de la ciudad (a.k.a. Pocitos, aunque de la otra forma lo llamo solo yo), y tras aguardar NADA (even menos que lo que demora el subte de la línea D), lo veo venir. 7 segundos y un /shhhhhhhhhhhhhhhhhhuuuuuuu/ más tarde, it was gone. Sí, así de la nada, GONE. El muy gil se hizo el boludis y no paró. OK, que no cunda el pánico. A la otra parada segura.

Bien, acá es donde empieza lo crucial. Lo anterior fue puro bullshit y si estas leyendo "por arribita", acá es donde tenés que prestar atención:
No estaba sola. Ai guasent aloün. Una... señora, con unos... 70 y pocos añitos encima, compartía la estadía conmigo en esa humilde parada de autobús (listo, acá me recibo de decoradora de frases). Obviamente, como toda buena señora de 7o y pico debe hacer, tras apreciar lo sucedido comenzó a largar una larga y poco-entendible lista de razones por las que el ómnibus no debió parar ahí, mezclado con los mandados que había hecho antes, y que había pasado por la plaza un rato antes de llegar a la parada, para concluír que estaba un poco sorda y no escuchaba a la gente que no hablaba claro.

No se cómo, terminé caminando con ella hacia la parada segura. En el camino, discutimos sobre los pros y los contras de la reforma que están haciendo. "Y bueno, hacen todo sin pensar. Y, al final de cuentas, terminan gastando más plata. Y toda esa plata sabés de dónde sale? ¡Sale de nuestros bolsillos!... políticos atrevidos, que barbaridá". LES JURO, pero asi, JURO jurídicamente JURADÍSIMO por mis Camel de Bs As, que me dijo toda esa frase de una y sin respirar en el medio. Una genia.

Llegamos a la parada (en el medio me crucé con mi exprofedegym y con mi expsicólogadel liceo, ambas me vieron y saludaron), y mi nueva amiga nunca se detuvo con su (¿interesante?) discurso, hasta que llegamos a la parada. Parada = fin = aca se termina todo, puedo escribir mi sms tranquila y ponerme los headphones. TIN TIN TIN, WRONG ANSWER, FLORENCE! Mi amiga tomo mi compañía hacia la parada como un "seamos mejores amigas!". Ok. Resumiendo: me siguió hablando. Ahora de los ómnibus. Y creo que además nombró a los taxistas. Y al infaltable estado del tiempo.

Finalmente, el bendito 174 estaba de regreso, y yo casi que me avalancé a la parada. Oops! Casi lo olvidaba: mi amiga se iba a tomar el mismo. Ok Florence, stay calm, seguramente venga lleno y te puedas escabullir en algún tumulto de gente. Obvio que no. El maldito ómnibus tenía los últimos 3 asientos libres JUNTOS. Y me senté. Y se presentó. "Soy ROSA, mucho gusto." Ahí me dio ternura, lo admito. Demás esta decir que me presente como María , para quedar como una lady total. No. Mentira. Si se creyeron eso dejen de leer el blog. Es posta.

Tema va, tema viene, me contó que tenía una hija "jovencita, así, como vos". Me dijo el nombre, no me lo acuerdo. Llamemoslá Geraldin. No era ese, pero el efecto que causó en mi escucharlo fue (seguramente) el mismo que al leer GERALDIN. Si, sin la e al final.
Chicos, preparenséN, porque lo que viene a continuación, es FUERTE. "¿Podés creer, m'jita, que ME la violaron a la Geraldin?". Mi boca sonrió, pero mi mente respondió rapido con cara de asombro y poca satisfacción. Es que les juro, fue ese ME que me mató. "ME LA VIOLARON". Y después siguió: "fue el 12 de Julio, en *********** (ni idea el lugar), y le echaron un gas, podés creer? (si, puedo, yo tengo uno en mi cartera en este momento)
. Y también la pornografió, ese degenerado. Ella dice que vio una cámara arriba del televisor" (opa, fue una violación con lujos). Cara de horror va, cara de horror y espanto viene, me contó que ella está mejor, que los vecinos la quieren muchísimo (y le regalan cosas), y que ella tiene además 3 hijos varones, pero a Geraldin la tuvo a los 42 "Imagináte".

Unos minutos (y demasiada información) después, se bajó. No sin antes decirme que no deje de ser "tan simpática y amable", y que "lamentablemente quedan pocos jóvenes como tu, que le enseñan cosas a los viejos y no nos ven como cosas raras". La miré, esbocé mi última (pero merecida) sonrisa, y le agradecí.

Para concluir, les quiero agregar que usaba una gorra con visera, color blanca, una remera ajustada manga corta colorada, y unos pantalones grises (o marrones, no me acuerdo), y usaba una bolsa reciclable-reusable-reespantosamentetirable, donde guardó su boletera de jubilada, "no sea que la vaya a perder, vistes?"

Rosa, te banco.

Heeeeeeeey