Welcome to my blogspot ! :) Visit My Fotolog.

6 jul. 2011

48

Esto que voy a contar me pasó hace minutos. MINUTOS. Todo comenzó cuando terminé de merendar a 18 con Marco (un “amigo” de USA) en 18. Nos despedimos, y empecé a caminar para acá (léase por 18 hacia el obelisco). Se me ocurrió alquilar una película, así que me desvié una cuadra al video. Pim, pum, pam, elegí dos pelis (si les interesa saber cuáles, viejas chusmas, me mandan un mail o leen mis tweets). Anyway, salgo del video, vuelvo a 18 y me voy a la parada de la Plaza de los Bomberos, con ganas de tomarme el CA1 y gastar $10 a falta de boletera (estoy ahorrando).

Reeeeeeeeeeesulta qué… (Y ACÁ EMPIEZA LO BUENO), un ser viviente, de unos 38 años aprox, 1,50 m, ojos grises (soñados), pelo negro atado en una trenza, me habló. Me pidió alguna moneda para tomarse el bondi. Yo tenía un billete de $20 y dos monedas de $2. Le dije que tenía una moneda de dos (no fue por mala, no me acordaba de la otra), y después le pregunté a dónde iba. “A Tres Cruces” me dijo. “Pero en realidad voy a ir caminando, necesito para otro ómnibus hasta el aeropuerto”. Ok, la cosa cambia. Entonces no necesitás monedas amiga, el boleto te sale como $40.

En fin, le dije que yo me iba a tomar el CA1 y que si quería le pagaba el boleto (que sale $10) (chau ahorro). Aceptó. Al minuto y poco apareció el amado CA1. Nos subimos. Pagué. Nos corrimos al fondo. (creo que fue acá cuando desató la lengua) (Todo el tiempo iba con mi cartera MEGA atada a mi cuerpo, el gas desbloqueado y casi apuntándole) (Los ojos claros eran como tramposos, nunca se sabe, ¡y más después de mi reciente episodio!). En fin, decía, la amiga empezó a hablar. Me contó que había ido a la Intendencia, por eso que está empezando ahora a proyectar proyectos (valga la redundancia) de futuras películas. Le contesté que no tengo mucho tiempo, estoy con parciales, exámenes y cosas. “¿Qué estudias?” fue la primera de muchas preguntas. Le respondí. Después me explicó algo de eso de la Intendencia, nombró las vacaciones de julio, los chicos, y el poco tiempo. No entendí la idea. Tras un corto e incómodo silencio, me preguntó dónde me bajaba. Le dije que en la misma que ella. Hablamos de los cambios del Shopping, las reformas y de la vida de la langosta. Me contó que es escritora, que trabaja en cosas relacionadas al marketing, que lee mucho y se mantiene informada.

Cuando nos bajamos, vio pasar un ómnibus verde con el número 48. “Mirá, ese ómnibus es de mi marido. Si alguna vez te subís y no tenés plata, te devuelvo el favor.” Sonreí y cruzamos hablando del dicho “Hoy por ti, mañana por mi” (últimamente mi filosofía de vida se basa en esas 6 palabritas). Caminamos hasta la puerta de mi edificio. “Acá me quedo” le dije, y ella me explicó casi sin escucharme (o haciéndose la bolu) que se iba a lo de un amigo en Acevedo Díaz (o Eduardo Acevedo, no sé, siempre me las confundo) a dejar algunos bolsos porque tenía muchos libros y le pesaba mucho.

Me siguió contando que ella estaba trabajando en un corto publicitario para National Geographic. En lo que trabaja se trata de los viaje y todo el tema de las cenizas. Atrapados en el Extranjero, creo que así dijo que era el nombre. Me quise despedir (ERROR), y me preguntó mi nombre. Se presentó, me dijo que se llamaba Patricia Pereira (
¡con i latina eh!) “Tengo que ir a ver a mis hijos a la costa de oro”, siguió contando. No se cómo, pero terminamos hablando de que se estaba divorciando, que la mujer (o ex mujer) de su marido le mandaba mensajes y por eso había bloqueado el celular, y que no usaba mail porque el hermano, que está afuera, se llevó su computadora y no tiene acceso. “Además no me quiero estresar, ¿viste?. Andar pendiente del celular y todo eso, me pone mal. Tengo muchas cosas para andar pendiente”.

Me contó que estaban viendo vender el 48 (mejor aprovecho ese boleto gratis antes de que sea demasiado tarde). Dato va, dato viene, terminé pasándole mi celular (ella no tenía datos para darme, y se había ofrecido a prestarme algún material para la carrera, porque ella lee mucho, y tiene muchos libros), mi email, y después me pregunta: “¿Y en qué apartamento vivís?”. La miré mal. Mirada directa con cara de ¿EH? (los que me conocen saben cómo es). ¿para qué? le pregunté. No supo responderme. Le dije que si quería contactarme me llamaba y listo. O sea: en CASO de que LLEGUE a necesitar un libro que no esté en la biblioteca de la Universidad, tengo que esperar a que ELLA me mande un mail o un sms para poder tener sus datos. Sí, yo todavía no entiendo mucho.


Nos despedimos por tercera (¿o cuarta?) vez, me dio DOS besos (soy irresistible, ya sé) y se fue nomás. Me paré a mirarla mientras buscaba la llave mientras pensaba ¡Al fín algo bueno para escribir en mi blog!.

Asi que, gente, si cambio mi número de celular ya saben por qué razón es: o me raptaron o Patricia me escribió muchos sms y bloquié el chip.

Pd: lo que me llevó a tomarme el tiempo de redactar esto, fue el misterio de esta persona. ¿Era loca? ¿Acaso homeless? ¿Existía tal esposo, los hijos, el amigo? ¿Qué tanto de lo que me dijo era cierto?. Raro, pero me pasó. Otra entrada más al blog con la etiqueta “Cosas raras que Solo me pasan a mi”

1 jul. 2011

La historia de como el PEPPER SPRAY salvó mi vida


(antes de comenzar a leer, quiero aclarar lo siguiente: vida = cámara, celular, virginidad).


Eran las 21hs. Me vestí, me calcé, me puse la campera de cuero y los guantes. Ok, todo bien. "¿Qué cartera/bolso llevo? Pah, cierto que tengo que llevar la cámara. Eh... mejor llevo el bolsito de la cámara, total tengo que llevar eso y la boletera, nada más." Y así me fui. El bolsito (caja cuadrada-negra-cruzada) y yo nos dirigimos a la parada de 18 y 8 de Oct. Pasó el 180, y me lo tomé con la música al mango. Tenía los headphones del iPod, los blanquitos esos que se te hacen mierda al toque. Me quejé internamente de lo gila que fui al no haber traído los rosados grandes que suenan BIEN.


Todo bárbaro, en el camino leí unos sms, y llegué a Ejido. Me bajé. Algo me dijo que no me prendiera un pucho, no lo hice. Crucé al lado de la Intendencia, y volví a cruzar por Ejido, para el lado de las pizzerias y La Cigale. Caminé, pasé por el 4 Seasons (incluso pensé en que copado sería trabajar de recepcionista a esta hora, whatever), y caminé. Cruzo la esquina, y cuando miro para ver si vienen algún auto veo dos pibitas a mi izquierda, del otro lado de la calle. Una en el medio de la calle, la otra en la esquina. A medida que empiezo a caminar la cuadra (me faltaba solo 1 para llegar a mi destino) veo que la morocha (de pelo Y tes) se me acerca, cruza en "diagonal" como quien dice. Me empieza a mirar, hacemos contacto visual, un BUEN EYE-TO-EYE. Mientras me miraba y se aproximaba, desconecté la música, y empecé a llamar a Lu (amiga a la que iba a visitar) que la tenía en llamadas recientes. (ACORDARSE DE ESTO)


La pibita se me acerca y me dice "Dame el celular." (más cerca) "No grites, no digas nada y dame el celular y la plata". (a todo esto, yo callada, quieta, girando hacia la pared, lado en el que tenía el bolsito). Señoras y señores: ME ESTABAN ROBANDO. "Dale, dame el celular y la plata" "No tengo plata, te juro que no tengo nada". Mientras le dije eso, milésima de segundo, metí la mano en el bolsillo del costado del bolso.Con el gas en mis manos, lo destrabé con mi dedo gordo derecho (en la mano izquierda tenía el BB), giré, quedamos enfrentadas y extendí mi LARGO brazo para dispararle directo en la cara (en las instrucciones de uso dice que ya a partir de 1 m la hacés mierda. Imaginensé).


Esto pasó en un segundo: la pibita se agachó, la otra me sinchó del pelo (no se como apareció, nunca la vi venir) y una de las dos me arrancó los headphones (que estaban desenchufados del cel y de mis oídos, thank God) y no las ví más. Ni miré para atrás y salí corriendo la media cuadra que me quedaba. Obvio que temblaba y GRITÉ como una nenita, re agudo. Una señora me frenó en la esquina y me preguntó que pasaba. Me acompañó (va, me ayudó a cruzar la calle, re loser) y me hizo entrar al edificio. Cuando se fue me dio un beso y un abrazo, una tierna.


A todo esto: Lu nunca cortó la llamada. Escuchó TODO mi diálogo con la piba. Cuando entré al edificio y la llamé estaba más nerviosa que yo. Escuchó cuando la mina me pedía el celu y la plata y yo le decía ¡¡¡¡NO TENGO PLATA!!!! Loco es poco.


Moraleja:


1) si te bajás de un bus en 18, tomate un taxi. Más si tenés tu cámara o celu o virginidad que proteger.

2) Comprate un gas pimienta, y llevalo SIEMPRE. Lo tengo hace 4 años el mio, y creo que ha pasado más días adentro, tirado abajo de algún mueble que conmigo. Algo me hizo agarrarlo y llevarlo.

3) Actuá con serenidad y tiraselo BIEN directo en los ojos

4) NO vayas escuchando música de noche, te aisla y no caés en lo que está pasando a tu alrededor.


5, y último: los planchas son TODOS PUTOS.


(mi próxima compra)

15 jun. 2011

tiempo, nada más


Y pasó el tiempo. ¿Acostumbrada? No, no lo creo. Siempre contra reloj, siempre todo last-minute. Pero a vos te gusta así. Siempre llorando, siempre riendo cómo sí fueras fuerte. Incluso ahora estás apurada. Tu pierna tiembla, y esa estúpida manía de masticar cuando tu boca está vacía, y de hablar cuando tu mente está vacía. Dale, apurate que no llegás. Nunca llegás. ¿A dónde querés llegar? Eso no importa tanto, al menos no hoy. Mañana lo pienso mejor.

{♥}


23 mar. 2011

blanco y negro


Es raro. Todo está muy confuso. Las palabras que no paran de salir, las verdades se revelan y todo cambia. Valijas, bolsos, lugares nuevos y desconocidos. Gente nueva, saludos falsos, todo es distinto. ¿Querías un cambio? ahora lo tenes. Facultad, carrera, desafío. No es lo que era antes, pero lo ¿positivo? es que hubo una preparación previa. No fue tan shockeante. Aunque a mí todo me shockea, los cambios no me sientan bien. No ahora.

Una llamada y sonreís. Bien, algo lograste, no fue en vano. Pero ese vacío todavía está presente. No cumpliste todas tus metas, no estas lo suficientemente cerca de Dios, sos un número más, un contacto perdido en la infinita agenda de su BlackBerry. Y sin embargo existís. Y tenes un cuerpo, un sistema digestivo, infinitas cuentas (mas sumas que restas) que pensar, mantener en tu cabeza y (si te acordas) anotar. Sumas y sumas, como alguien normal. No te olvides que es todo para lograr tu meta final. Cada vez falta menos y ahí si, van a ser solo restas. O simples ceros.

Ahora un SMS. No se acordaron de vos, obviamente. Como ya no estoy en sus listas de amigos en Facebook (y no me acuerdo de sus cumpleaños, como todos los demás sí) ya me hicieron delete en sus memorias, y vaciaron la papelera.


Nada es lo que parece. Nunca confíes plenamente en alguien que no seas vos. Grandes verdades, puras mentiras. Tengo miedo. Tengo ganas de tener mi tiempo, y de empezar a jugar con fuego esto.

3 mar. 2011

tragic little story


bueeeeeeenos
dias
tardes
noches
madrugadas

buenos en fín!

mi presencia aquí se debe a que en el día de la fecha (digamoslé XX/03/XX) algo fuera de lo común (¿o no?) me sucedió: me hice una amiga. Y acá viene la parte en la que quoteo una película (se me ocurrió en el bus, lo admito): "I met a really nice guy. He's really cute. (...) And he's about 90 years old." Si, adivinaron! Iris dijo eso en The Holiday (una MUST WATCH, by the way) y yo lo estoy "citando" (si, entre comillas, con los dedos a los costados de mi cabeza). Hoy conocí a alguien. Pero en este caso, una she.

Reeeeeeeeeesulta que estaba esperando el amado 174 para irme hacia el lado sexy de la ciudad (a.k.a. Pocitos, aunque de la otra forma lo llamo solo yo), y tras aguardar NADA (even menos que lo que demora el subte de la línea D), lo veo venir. 7 segundos y un /shhhhhhhhhhhhhhhhhhuuuuuuu/ más tarde, it was gone. Sí, así de la nada, GONE. El muy gil se hizo el boludis y no paró. OK, que no cunda el pánico. A la otra parada segura.

Bien, acá es donde empieza lo crucial. Lo anterior fue puro bullshit y si estas leyendo "por arribita", acá es donde tenés que prestar atención:
No estaba sola. Ai guasent aloün. Una... señora, con unos... 70 y pocos añitos encima, compartía la estadía conmigo en esa humilde parada de autobús (listo, acá me recibo de decoradora de frases). Obviamente, como toda buena señora de 7o y pico debe hacer, tras apreciar lo sucedido comenzó a largar una larga y poco-entendible lista de razones por las que el ómnibus no debió parar ahí, mezclado con los mandados que había hecho antes, y que había pasado por la plaza un rato antes de llegar a la parada, para concluír que estaba un poco sorda y no escuchaba a la gente que no hablaba claro.

No se cómo, terminé caminando con ella hacia la parada segura. En el camino, discutimos sobre los pros y los contras de la reforma que están haciendo. "Y bueno, hacen todo sin pensar. Y, al final de cuentas, terminan gastando más plata. Y toda esa plata sabés de dónde sale? ¡Sale de nuestros bolsillos!... políticos atrevidos, que barbaridá". LES JURO, pero asi, JURO jurídicamente JURADÍSIMO por mis Camel de Bs As, que me dijo toda esa frase de una y sin respirar en el medio. Una genia.

Llegamos a la parada (en el medio me crucé con mi exprofedegym y con mi expsicólogadel liceo, ambas me vieron y saludaron), y mi nueva amiga nunca se detuvo con su (¿interesante?) discurso, hasta que llegamos a la parada. Parada = fin = aca se termina todo, puedo escribir mi sms tranquila y ponerme los headphones. TIN TIN TIN, WRONG ANSWER, FLORENCE! Mi amiga tomo mi compañía hacia la parada como un "seamos mejores amigas!". Ok. Resumiendo: me siguió hablando. Ahora de los ómnibus. Y creo que además nombró a los taxistas. Y al infaltable estado del tiempo.

Finalmente, el bendito 174 estaba de regreso, y yo casi que me avalancé a la parada. Oops! Casi lo olvidaba: mi amiga se iba a tomar el mismo. Ok Florence, stay calm, seguramente venga lleno y te puedas escabullir en algún tumulto de gente. Obvio que no. El maldito ómnibus tenía los últimos 3 asientos libres JUNTOS. Y me senté. Y se presentó. "Soy ROSA, mucho gusto." Ahí me dio ternura, lo admito. Demás esta decir que me presente como María , para quedar como una lady total. No. Mentira. Si se creyeron eso dejen de leer el blog. Es posta.

Tema va, tema viene, me contó que tenía una hija "jovencita, así, como vos". Me dijo el nombre, no me lo acuerdo. Llamemoslá Geraldin. No era ese, pero el efecto que causó en mi escucharlo fue (seguramente) el mismo que al leer GERALDIN. Si, sin la e al final.
Chicos, preparenséN, porque lo que viene a continuación, es FUERTE. "¿Podés creer, m'jita, que ME la violaron a la Geraldin?". Mi boca sonrió, pero mi mente respondió rapido con cara de asombro y poca satisfacción. Es que les juro, fue ese ME que me mató. "ME LA VIOLARON". Y después siguió: "fue el 12 de Julio, en *********** (ni idea el lugar), y le echaron un gas, podés creer? (si, puedo, yo tengo uno en mi cartera en este momento)
. Y también la pornografió, ese degenerado. Ella dice que vio una cámara arriba del televisor" (opa, fue una violación con lujos). Cara de horror va, cara de horror y espanto viene, me contó que ella está mejor, que los vecinos la quieren muchísimo (y le regalan cosas), y que ella tiene además 3 hijos varones, pero a Geraldin la tuvo a los 42 "Imagináte".

Unos minutos (y demasiada información) después, se bajó. No sin antes decirme que no deje de ser "tan simpática y amable", y que "lamentablemente quedan pocos jóvenes como tu, que le enseñan cosas a los viejos y no nos ven como cosas raras". La miré, esbocé mi última (pero merecida) sonrisa, y le agradecí.

Para concluir, les quiero agregar que usaba una gorra con visera, color blanca, una remera ajustada manga corta colorada, y unos pantalones grises (o marrones, no me acuerdo), y usaba una bolsa reciclable-reusable-reespantosamentetirable, donde guardó su boletera de jubilada, "no sea que la vaya a perder, vistes?"

Rosa, te banco.

Heeeeeeeey